International Airport Services

IAS Handling ha coordinado el handling de carga en destino en Barcelona y Madrid de más de 25 aviones cargueros, con una media de entre 500 y 600 metros cúbicos de material sanitario en cada vuelo, desde que se desató la pandemia del Covid-19. ”Hemos gestionado hasta la fecha cerca de 12.500 metros cúbicos de equipos de protección para hacer frente a crisis sanitaria”, explica a este Diario el director ejecutivo de IAS Handling en España, Ricardo Bagen.

La compañía decidió sumarse a la iniciativa del corredor sanitario en respuesta a la bajada del volumen de trabajo en el sector aéreo de carga regular. “Estábamos muy preocupados porque nuestros clientes principales empezaron a dejar de volar, notamos la disminución del flujo de carga y empezamos a ver en qué nicho de mercado podíamos entrar para salvar la situación, pues los costes estructurales de un handling son enormes, con almacenes en primera línea, personal...”, relata Ricardo Bagen. “Era una situación complicada”.

Corredor aéreo

En ese momento, el director ejecutivo de IAS Handling en España, comenzó una ronda de reuniones con transitarios y GSA, que estaban preparando el corredor sanitario. “Vi que se iba a gestionar la llegada de aviones cargados con material sanitario y pensé que era una oportunidad para nosotros”. Así que “me involucré mucho en este tema y conseguimos muchos contratos de chárters con diferentes compañías aéreas, para traer material sanitario”, detalla Bagen.

“Ha sido una situación extremadamente estresante”, asegura. ”Pero, a la vez, también gratificante porque nos hemos visto inmersos en una operación que ha ayudado a que ese material llegara a España”.

Así, IAS Handling ha aportado la coordinación de handling de carga en destino en Barcelona y Madrid y ha colaborado también en la distribución al cliente final. En este sentido, “agradecemos la confianza que han depositado en nosotros compañías como, Modaltrade y DSV, con las que hemos trabajado muchísimo”, señala Bagen.

Adaptación del equipo

Ricardo Bagen detalla que la adaptación al “ritmo de trabajo extremo” que ha supuesto esta situación ha sido posible gracias a una estructuración de la empresa “en base a operaciones puntuales”. “Estábamos en un entorno de operativa muy exigente, y a la vez difícil, en el que debíamos mantener las distancias y las medidas de seguridad y de prevención necesarias, a pesar de lo complicado que era”.

“Estábamos muy preocupados porque nuestros clientes
principales empezaron a dejar de volar, notamos la disminución del flujo de carga y empezamos a ver en qué nicho de mercado podíamos entrar para salvar la situación”

“Vi que se iba a gestionar la llegada de aviones cargados con material sanitario y pensé que era una oportunidad para nosotros”

“La clave de todo ha sido la implicación del equipo para la planificación de estas operativas y su complejidad, que se ha mostrado disponible y flexible en todo momento”, destaca.

Futuro optimista

Aunque es difícil predecir cómo va a evolucionar la crisis sanitaria en los próximos meses, Ricardo Bagen está convencido de que los cargueros con material sanitario van a ir disminuyendo. “Porque, aunque se va a necesitar material médico, dudo que sea en las mismas cantidades. Además, con la reapertura de la industria, yo creo que va a subir de nuevo la carga general”.

Por lo tanto, “nuestro objetivo ahora es seguir siendo muy flexibles para mantenernos posicionados bien en el mercado como operador mediano que somos, mientras vemos cómo las aerolíneas empiezan otra vez a volar”. “Algunos de nuestros clientes ya lo han hecho, con vuelos de carga adaptados en aviones de pasaje”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *